El Amor de Dios

El Amor de Dios .- ¿De qué forma posiblemente estuvieses acá, junto a mí, manifestándote hasta en el más mínimo detalle de mi vida y no te reconociese?. No comprendo cómo no podía escucharte, sentirte, procurarte, Dios Mío.
El Amor de Dios
Estaba tan perdido, mi psique estafa tan confundida, Señor, que creía que no precisaba aproximarme a ti para conseguir el consuelo, la paz y el amor que tanto necesitaba… ¡qué absurdo!, es como apreciar quitarse la sed sin buscar un vaso de agua.
Cuando tenía un inconveniente me esmeraba siempre y en toda circunstancia por resolverlo mismo, no te tomaba en cuenta; de igual forma, cuando tenía alguna alegría o bien un logro en mi vida se manifestaba creía que era solo merced a mí, a mi esmero, no era mérito de absolutamente nadie más… ¡qué ególatra!
A lo largo de muchos años pensé que de esta forma vivía bien: hacía lo que el planeta hacía y pensaba como el planeta pensaba.
Debieron pasar tantas cosas a fin de que me percate de que Tú estabas siempre y en toda circunstancia junto a mí, situaciones relmente fuertes hicieron que se cayese la venda de mis ojos y por fin pudiese darme cuenta qué TAN VACÍA estaba mi vida sin ti, Mi Dios.
Amor de Dios

El Amor de Dios

Haberte encontrado, poder conocerte, es la cosa más fantástica que pudo haberme pasado, te doy gracias Señor pues pude despertar de ese sopor en el que estaba, era un fallecido en vida. El haber estado sin ti, me deja ahora querer lo que es estar contigo.
Gracias Dios por haber mantenido siempre y en toda circunstancia tu mano extendida, la cuál en muchas ocasiones ignoré y otras muchas rechacé.
Señor, tu clemencia es eterna y tu amor dura por siempre. Ahora que te tengo, no deseo separarme de ti nunca, puesto que no sabría ya vivir sin ti.
En oración te solicito por cada persona que está lejos de ti, por los que no te conocen o bien por los que ni tan siquiera saben que existes, a fin de que les puedas enseñar, como me mostraste a mí, la gran dicha de localizarte, permíteles asimismo sentir el gozo de El Amor de Dios. Amén.

Comments