Dones del Espiritu Santo

Cuando se habla del Espíritu Santo, es esencial destacar que por su solemnidad y cada uno de ellos de los misterios que se hallan en torno a esta figura religiosa, acaba por ser la de que cada uno de ellos de los fieles dedique una parte de su tiempo a estudiarle y conocer un tanto más a profundidad.En ese orden de ideas, a pesar de que en la Sagrada Escritura se mientan ciertas peculiaridades de los dones del Espíritu Beato, no está de sobra revisar un tanto sobre cuál es la noción y significado de cada uno de ellos de ellos, en tanto que de una forma o bien otra va a repercutir en el modo perfecto en el que se los aplica en la vida rutinaria.

 

 

Explicación sobre los dones del Espíritu Santo

Desde el primer instante debe quedar absolutamente claro que cada uno de ellos de ellos pertenece en totalidad a Cristo, razón por la que se puede ver en Él un caso más, teniendo presente que merced a su ejemplo, se cuenta con una demostración de la perfección de cada una de sus virtudes por lo tanto de de qué manera influye en quienes los reciben.A continuación se muestra en detalle las peculiaridades de cada uno de ellos de los dones del espíritu santo a fin de que exista un tanto más de claridad en torno a ellos:Don de sabiduría. Merced a su participación posiblemente las personas puedan entender la maravilla de Dios, aparte de ser un impulso para procurarlo sobre todo lo demás.Don de la inteligencia. Con él, resulta más viable mas con claridad cada una de las riquezas que se desprenden de la fe.Don del Consejo.

 

 

Es una vía por medio de la que se hace más claro cuál es el camino a la santidad, el modo perfecto más apropiado de apreciar a Dios en la vida rutinaria y situar soluciones que coinciden con la gloria de Dios.Don de fortaleza. Es un aliento progresivo para superar las contrariedades y hallar el camino cara Dios.Don de ciencia. Es el modo perfecto más pertinente para juzgar siempre y en todo momento con integridad cada una de las cosas que se han creado y de esta forma sostener el corazón en torno a Dios.Don de piedad. Es una convidación a movernos cara Dios, siempre y en todo momento con la confianza que se trata del camino adecuado.Don de miedo de Dios.

 

 

Es el modo perfecto a través del que se evita a veces pecar o bien ceder a la tentación. Los siete dones del Espíritu santo pertenecen en totalidad a Cristo, Hijo de David (cf Is once, 1-dos). Completan y llevan a su perfección las virtudes de quienes los reciben. Hacen a los fieles obedientes para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas.«Tu espíritu bueno me guíe por una tierra llana» (Sal ciento cuarenta y tres con diez).«Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios Y, si hijos, asimismo herederos; herederos de Dios y coherederos de Cristo»

 

ver tambien las oraciones sencillas