La Parábola de El Sembrador

Enseñanza o bien medites de la parábola.

La esencia de esta parábola se resalta en el sitio donde cae la semilla cuando uno siembra, Jesús apunta que hay 4 entornos principales para medrar día a día en la fe cristiana; al lado del camino, sobre la roca, en la mitad de los espinos y en tierra buena. El primer entorno al lado del camino nos enseña que sembrar cerca del mismo equivale a oír la palabra de Dios, este apunta al género de personas que oyen la palabra mas no les llegan al corazón y no la predican como es debida, la parábola apostilla que estas personas se quedan únicamente en la etapa auditiva; realmente, oyen con inconveniente pues su corazón es malo y duro como una roca, no consiguen comprender la palabra y a resultas de sus actitudes, el demonio quita la palabra de sus corazones a fin de que no crean, no tenga fe y no se salven.La enseñanza en esta primera parte consiste en que no se debe quedar en la parte auditiva, hay que permitirse percibir, dejar que la palabra llene su corazón, consolidar su fe en Dios y predicarla a su prójimo. El segundo entorno, la que fue sembrada sobre la roca, que medró, se secó, por el hecho de que no tenía humedad se refiere al hecho en que a veces, sobre las rocas existen capas delgadas de tierra en donde una semilla puede medrar mas se debe tener en cuenta el hecho de la manifestación de los cambios y estar listo para exactamente los mismos, a la semilla le falto agua para continuar medrando. Como la semilla son las personas que creen por un tiempo que al instante de un cambio pierden la fe, caen en las tentaciones y abandonan el evangelio.La enseñanza en esta segunda parte es que jamás se debe perder la fe sea como sea el cambio que se presente, siempre y en toda circunstancia se debe proseguir afianzándola y alimentándola para medrar en el camino de Dios. El tercer entorno, la semilla que fue sembrada en la mitad de los espinos, los espinos medraron con la semilla mas la ahogaron. Apunta el género de persona que deja influenciar su fe por pensamientos y actitudes diferentes, que ocasionalmente la ahogaran por completo trayendo como consecuencia que la palabra de Dios no llegue a su corazón y no genere raíces.La enseñanza en esta tercera parte es que confíes en ti y tu fe en Dios y no te dejes influenciar por las preocupaciones y engaños que te pueda ofrecer el planeta. El cuarto entorno, La que fue sembrada en la tierra buena, que medró y generó una cosecha a ciento por uno, otra a sesenta y otra a treinta. Acá se apunta al auténtico fiel que día a día consolida su fe y predica la palabra de Dios al prójimo para instruirlo en el camino de Dios. La enseñanza para este último entorno que se debe escuchar, comprender, opinar, retener y dar muchos frutos.La Parábola de El Sembrador versiculos:

Parábola del sembrador

(Mr. cuatro.1-9; Lc. ocho.4-ocho)

13  Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó al lado del mar.2 Y se le juntó mucha gente; y entrando él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba en la playa.3 Y les charló muchas cosas por parábolas, diciendo: Hete aquí, el sembrador salió a sembrar.4 Y mientras que sembraba, una parte de la semilla cayó al lado del camino; y vinieron las aves y la comieron.5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y afloró pronto, por el hecho de que no tenía profundidad de tierra;6 mas salido el sol, se quemó; y pues no tenía raíz, se secó.7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos medraron, y la ahogaron.8 Mas parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.9 El que tiene oídos para escuchar, oiga.

Quizá te interese