Oración de la sangre de Cristo para todos los días

Vivimos un constante trajinar todos los días, salimos a realizar nuestras actividades y evocamos a la sangre de Cristo para que sea nuestra protección.

Antes de salir de la casa, debemos rezar la siguiente oración todos los días, para que nos proteja de las malas influencias, de un accidente, de personas que se nos acercan y vienen con malas intenciones, de los chismes, la envidia, celos, en fin; al tener fe en lo que se hace, esa fe se transforma en energía al punto que hace que lo negativo sea alejado. Es por ello que el ser humano debe tener mucha fe y esperanza.

Oración de la sangre de Cristo para la vida cotidiana

Padre, mi amado Jesucristo resucitado,
gracias por un nuevo día
en este mundo terrenal,
con la sangre de nuestro Señor
Jesucristo me siento completamente
bendecido, pero sobretodo
protegido porque sé que,
con él me acuesto y con él me levanto,
que durante el día, él siempre estará conmigo
a mi lado acompañándome.

Oh Padre santo, permítame
avanzar por caminos de alegría y bendición,
que todos los obstáculos que se presenten
sean superados, aleja al enemigo
mal intencionado de mi vida.

Todas las fuerzas destructoras, chismes, envidia, celos,
serán alejadas por el poder de la sangre de Jesucristo,
proteja a mis seres queridos,
a mis hijos, a mi familia, a mis compañeros,
compañeros de trabajo,
Señor, usted que generosamente
nos protege, nos cuida, nos ampara,
solo puedo decir que mi amor
es infinito hacia ti,
usted nos va a permitir
lograr el gozo de la paz
y así cambiar la manera de vivir.

La sangre de Jesucristo
nos permite vivir en paz
espiritual, debemos todos los días
darle gracias al Señor,
por ese nuevo día que nos concedió
de vida, para hacer el bien
y alejar el mal, con la sangre de Jesucristo
anulamos cualquier maldad o energía.

Amén.