Perdonar las injurias

Nuestra naturaleza nos impulsa a tomar venganza de las ofendas que recibimos, mas el hombre no solo es naturaleza, sino asimismo es espíritu, y el espíritu con la gracia de Dios, puede disculpar a quienes ofenden.Una de las representaciones de la obra de clemencia espiritual de disculpar las injurias es que el perdón de los pecados fue la razón de la salvación de Jesucristo.

¿Por qué razón disculpar la injuria?

 En el momento en que una persona nos ofende, comete un pecado contra nosotros, y siempre y en todo momento Dios espera nuestro perdón para poder perdonarla; por esta razón es fundamental disculpar las injurias, conforme aprendamos a entregar el perdón a quienes nos ofenden, Dios por su parte los disculpará y nos disculpará a nosotros que asimismo le ofendemos.Igualmente es esencial disculpar las injurias ya antes de orar, con esto hacemos un honesto acto de perdón al prójimo que nos ha insultado, en tanto que la palabra de la oración llega de manera directa a Dios; cuando la oración es hecha con odio o bien rencor, Dios la rechaza y no la escucha.Cuando ejercitamos esta obra de clemencia espiritual nos favorecemos enormemente, puesto que no solos salvamos las ánimas de nuestros hermanos, sino experimentaremos una liberación interna que nos dejará desarrollar nuestros potenciales y de esta manera tener una mejor vida.Entonces si deseamos percibir la clemencia de Dios, debemos actuar con clemencia y disculpar a los que nos han hecho mal. Tan pronto como alguien te haga daño, ora y perdónala de manera inmediata, si lo haces, habrás ganado una esencial victoria sobre ti, al unísono que le pruebas a Dios todo el amor que sientes por él.