Salmo 113

Dios levanta al pobre

Es un Cántico de loa y veneración, tiene presente un himno que declara la singular providencia que tiene Yahvé sobre los humildes pese a su majestad. Este es un coro de Aleluya al Autor y Salvador, puesto que asimismo del mismo modo que muchos de los cánticos escritos previamente, comienzan o bien acaban con la palabra Aleluya, que significa “alaben al Señor”. Se dirige a la majestad de Dios, empieza una serie de Cánticos, que eran cantados en las fiestas de la Pascua, la celebración de Pentecostés, la celebración de los Tabernáculos, y seguramente en todas y cada una de las fiestas.Se divide en 3 estrofas con 9 versículos, sosteniendo un estilo simple y muy elegante. No hay una pista que indique la temporada en la que se compuso el cántico mas los presentes críticos creen que se puede intentar una obra blog post-exilio.  Dios está presente en todo sitio, y su nombre representa su esencia que es digna de admirar ahora y siempre y en toda circunstancia. El salmista enseña con contraste que el autor es tan alto que debe vejarse incluso para mirar en el cielo y en la tierra, y también invita a todos a loarlo, por el hecho de que si bien se halle en el templo de Sión, Él prosigue siendo el Dios de todos y cada uno de los pueblos. Si solo para mirar aquí Dios debe vejarse, cuánto más debió vejarse Jesús para redimir al humano.El salmista habla con un estilo antropomórfico sobre la localización de Dios, mostrándolo ante el resto como una entidad muy elevada, alén de los cielos, que debe agacharse o bien bajar lo bastante para poder ver lo que se ha creado en la tierra. Desde su morada se detiene a cuidar a los humildes y necesitados. Múltiples de las expresiones que se utilizan al final del cántico fueron inspiradas o bien sacadas del canto de Ana y el Magnificat de la virgen. Cuando se habla de un pobre expulsado de la urbe, rodeado de miserias y enfermos de malatía, y sin derecho a volver a las vías publicas. Asimismo están las alusiones a la mujer que no puede tener hijos mas es bendecida, o bien la forma en que el pobre llego a la cima, al lado del príncipe de la urbe. De este modo el versista se preocupa en presentar su gratitud a Yahvé.El nombre del señor no debería tomarse en balde, sino más bien loarle. Y es una loa que jamás acabará, por el hecho de que se dirige al Señor de la creación, y al Salvador de la creación. Se hace una convidación a los piadosos a que sean siendo conscientes de la vocación del Señor y por su parte todos en la tierra debemos servirle de una manera singular. El nombre de Yahvé representa su esencia y sus atributos, y bajo este aspecto es digno de admiración y alabanzas. Mas este reconocimiento laudatorio del nombre del Dios de Israel no debe limitarse a las funciones rituales del templo, sino más bien a todas y cada una de las manifestaciones de la vida.

¿Cuál es el cántico ciento trece?

SALMO mil ciento treinta y uno ¡Aleluya! Alaben, servidores del Señor,alaben el nombre del Señor.2 Bendito sea el nombre del Señor,desde ahora y por siempre.3 Desde la salida del sol hasta su ocaso,sea alabado el nombre del Señor.4 El Señor está sobre todas y cada una de las naciones,su gloria se eleva sobre el cielo,5 ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios,que tiene su morada en las alturas,6 y se inclina para contemplarel cielo y la tierra?7 El levanta del polvo al desvalido,alza al pobre de su miseria,8 para hacerlo sentar entre los nobles,entre los nobles y su pueblo;9 honra a la mujer estéril en su hogar,haciendo de ella una madre feliz.

Quizá te interese