Salmo 138

Salmo de David.

El cántico ciento treinta y ocho expresa meridianamente otra de las joyas literarias y poéticas que son una parte de la costumbre de este libro, el que expresa la diferencia entre el bien y el mal, con lo que el creador ya venía comprendiendo un principio que la humanidad no debería olvidar, pues sin la clemencia de DIOS ninguno de nosotros podemos hacer nada, nos hallamos desprotegidos, dado a que la obra que puede hacer DIOS no la puede hacer absolutamente nadie más, sabiendo así que el Padre divino es el DIOS de lo imposible, por el hecho de que en el instante que ya no podemos más llega a auxiliarnos y poner todas y cada una de las cosas en orden para abochornar a nuestros oponentes y prevaricadores de muerte.La resolución de tomar el camino correctoLo que el Padre eterno quiere con más ansias de cada uno de ellos de sus hijos es una veneración auténtica que salga del corazón¸ aquella que debe ver con la expresión de la sabiduría, grandiosidad, majestuosidad, divinidad, ubicuidad, omnipotencia, entre otros muchos atributos que únicamente los puede tener el único y auténtico DIOS. En la mitad de esa veneración espontánea se gloria en nuestras vidas para provocar la contestación que precisamos, conque no desesperes pues en la mitad de tu veneración y lealtad, conseguirás lograr no únicamente la contestación conveniente, sino más bien la bendición del Padre eterno para tu vida y los tuyos.

¿Cuál es la palabra de Dios en el cántico ciento treinta y ocho?

DIOS llama a cada uno de ellos de los individuos que forman una parte de su remanente a no quedarse mudos y ser un miembro más del escuadrón de multiplicadores de su palabra, presencia y enseñanza que no escatiman sacrificios por conseguir su cometido, entendiendo que no van por sus fuerzas sino más bien por un llamado eterno, debido a que se han deformado muchas cosas en la tierra por carencia de conocimiento; una de ellas es la veneración al único Dios auténtico el que asegura en que toda nación todo reino y todo ojo le va a conocer por cuento su reino va a ser extendido para ofrecer salvación a muchos que el día de hoy se pierden. Su clemencia se extenderá por toda la tierra, donde muchos van a ser alcanzados y admitirán este mensaje, mas otros desgraciadamente desecharán esta poderosa verdad y no van a ser protagonistas de las maravillas que el Padre divino quiere poner en todos y cada uno de ellos de sus hijos en los días venideros. Acción de gracias por el favor de Dios – Cántico 138La palabra de DIOS a través de este cántico ciento treinta y ocho es clarísima cuando asegura que atiende y mira de cerca a la persona humilde, por el hecho de que reconoce su imperfección y dependencia del eterno, mas a la persona soberbia mira de lejos, por el hecho de que no ha nacido en ella el auténtico amor que cubre multitud de pecado y dolores, el que no es otro que el amor de Cristo Jesús, quien se dio a sí mismo en una cruz del martirio para mudar la historia de la humanidad y hacer de ella un nuevo capítulo donde el auténtico amor es el que desecha todos y cada uno de los pecados y también impurezas de sus hijos, para prepararse para cumplir punto por punto el propósito divino y eterno con el que cada uno de ellos de sus hijos ha sido marcado.

¿Cuál es el cántico ciento treinta y ocho?

SALMO mil trescientos ochenta y uno De David.Te doy gracias, Señor, de todo corazón,te voy a cantar en presencia de los ángeles.2 Me postraré ante tu santurrón Templo,y voy a dar merced a tu Nombrepor tu amor y tu lealtad,porque tu promesa ha superado tu renombre.3 Me respondiste toda vez que te invoquéy aumentaste la fuerza de mi ánima.4 Que los reyes de la tierra te bendiganal escuchar las palabras de tu boca,5 y canten los propósitos del Señor,porque la gloria del Señor es grande.6 El Señor está en las alturas,pero se fija en el humildey reconoce al orgulloso desde lejos,7 Si camino entre riesgos, me conservas la vida,extiendes tu mano contra el fervor de mi contrincante,y tu derecha me salva.8 El Señor lo va a hacer todo por mí.Señor, tu amor es eterno,¡no abandones la obra de tus manos!