Salmo 140

Del profesor de coro. Cántico de David.

El cántico ciento cuarenta se transforma en una declaración y exclamación de ayuda para el poder de DIOS, por cuanto el salmista David se disponía a rezar por cada una de las situaciones que le apartaban de hacer la obra del Señor con totalidad, y una de ellas eran sus oponentes y angustiadores, los que habían cuajado diferentes planes a lo largo de múltiples instantes de su vida para destruir lo poderoso que había sido insertado en ella. A lo largo de esta poderosa súplica, reconocía que no había otra cosa que le pudiese librar de la mano del maligno, sino más bien el auténtico poder DIOS que quita los pecados de las personas y las hace como nuevas a fin de que se dispongan a redactar una nueva historia que resida en una vida de totalidad, llena de bendiciones de una parte del cielo.Todo esto lo hacía cada vez con más furor el salmista, puesto que conocía de la fuerza y poder de sus angustiadores, mas su seguridad y determinación jamás fallaron pues estaba más que consciente en que el Padre divino abogaría por su vida y bloquearía cualquier ataque del maligno sobre su vida. En la mitad de toda esta temporada de pruebas, la oración del salmista David era escuchada, mas su fe debía ser probada, puesto que esto le pondría en los sitiales de honor en la historia universal, de hombres que cambiaron la historia y destino de una nación a raíz de su lealtad y confianza incondicional, con lo que la recompensa del cielo siempre y en toda circunstancia estuvo a la orden del día en su vida, aparte de la capacidad en ser un caso que ha traspasado milenios y generaciones.El salmista David deseaba ofrecer cada uno de ellos de sus días a la obra dirigida desde el cielo cara su vida, con lo que estimaba como poco el resto cosas, y ponía el primer sitio al orden divino que le fue mandado para establecer el reino de DIOS y su justicia en Israel. No obstante estaba claro que su corazón había de estar alineado al propósito fantástico de DIOS, y es esa parte en la que bastantes personas el día de hoy flojean, por el hecho de que adoran a DIOS de la boca para fuera, mas en la amedrentad son personajes plenamente diferentes a lo que el Padre eterno quiere, desde la originalidad y autenticidad en todos y cada uno de ellos de sus hijos, para robustecer los principios procedentes de DIOS en sus vidas y transformarse en grandes agentes multiplicadores de ese poderoso mensaje y poder que cambia el destino de una nación entera.La promesa del Padre eterno en la vida de David, era que sus angustiadores no tendrían arte ni parte en su vida, ni ningún otro razonamiento para atentar contra la integridad física de este hombre auténtico y elegido por DIOS, con lo que el propio texto asegura que cada uno de ellos de ellos morirá a raíz de sus defectos y la altanería en los diferentes géneros de circunstancia. Todo esto nos da a comprender que por más bastante difícil que la prueba o bien circunstancia sea, el perfecto amor de DIOS cubrirá todas y cada una estas cosas y nos va a dar la victoria.

¿Cuál es el cántico ciento cuarenta?

SALMO mil cuatrocientos uno Del profesor de coro. Cántico de David.2 Líbrame, Señor, de la gente desalmada,protégeme de los hombres violentos,3 de los que solo piensan en hacer el maly provocan discordias todo el día.4 Ellos afilan su lengua como víboras,en sus labios hay veneno de serpientes.5 Defiéndeme, Señor, de las manos del impío,protégeme de los hombres violentos,de los que procuran hacerme tropezary han tendido una red ante mis pies:6 los prepotentes me han escondido trampas y nudos,me han puesto acechanzas al filo del camino.7 Mas digo al Señor: «Tú eres mi Dios»:escucha, Señor, el lamento de mi súplica;8 Señor, mi Señor, mi ayuda poderosa,recubre mi cabeza en el instante del combate.9 No satisfagas los deseos del malvadoni dejes que se cumplan sus proyectos;10 que no levanten cabeza los que me asedian,y su maledicencia los envuelva.11 Que se amontonen sobre ellos lignitos encendidos,que caigan en lo profundo y no puedan levantarse.12 Que los difamadores no estén seguros en la tierra,y la desgracia persiga a muerte al violento.13 Yo sé que el Señor hace justicia a los humildesy defiende los derechos de los pobres.14 Sí, los justos van a dar merced a tu Nombrey los buenos van a vivir en tu presencia.