Salmo 144

De David

El cántico ciento cuarenta y cuatro expresa otra declaración de rendición al Padre eterno y la aparición de su justicia en la mitad de las pruebas y contrariedades que ponen la vida de los hijos de DIOS muy frecuentemente en estados críticos, de donde solo el poder del reino de los cielos podía librar de algo verdaderamente fuerte.A raíz de esto el salmista David se dedicaba a proclamar el reino y Gobierno de DIOS más la aparición de su justicia unida a todas y cada una de las atribuciones con las que disfruta el padre divino entre aquéllas que se mientan su ubicuidad, omnipotencia, majestuosidad, grandiosidad, entre otras muchas que se hicieron un tema real en la vida del salmista David pues en diferentes ocasiones, procuró ir más allí que el resto en su intento triunfante en diferentes ocasiones de tocar el corazón del Padre divino mediante su incesante resolución de separarse del pecado y las injusticias, para establecer el gobierno del Padre divino tano en su vida, como poder modelarlo en su ambiente.No es menor delimitar que el salmista David en diferentes ocasiones se cuestionaba sobre la suma importancia y valor que el Padre eterno le da al hombre, a sabiendas de que diariamente este le falla de formas en ocasiones hasta incomprensibles, mas hasta en este aspecto era procesado, puesto que no podía entender en ciertos casos que el amor de DIOS es incondicional a la raza si bien efectivamente odie el pecado. Hoy en día ocurre lo mismo, por el hecho de que en una sociedad donde es más acentuada la desobediencia al Padre divino y la incesante pérdida de valores el amor de DIOS aun ha aumentado, para probar a los indiferentes que su clemencia aún está actual para salvar a un remanente que aún no les ha sido predicada la palabra de DIOS.Regresando a la temporada del salmista y rey David, este solicitaba fervorosamente ayuda de una parte de DIOS para no caer a cargo de sus angustiadores y de esta forma ceder poder al oponente, pues sabía que se había esforzado de gran forma para conseguir tener una vida conveniente delante de la presencia del padre divino. Su oración de nuevo llegó a los oídos del Padre divino, quien le recordaba la promesa que le había hecho de librarle de cada una de las acechanzas del oponente, quien deseaba sacarle del juego para quebrantar el plan divino del cielo en su vida.El rey David no desplegaba una vida de oración únicamente para solicitar por su vida, sino procuraba dejar un legado en donde la gente le recordase como un hombre que se separó de las pasiones juveniles y pecado, para ser ejemplo a una generación que venía detrás de él y debía tener un modelo de vida para imitarle a él como a Cristo. Todo este cometido dio su resultado, en tanto que Salomón se había puesto en la brecha de la bendición para venerar a DIOS y prepararse para tener un gobierno todavía más triunfante que el de su padre David.

¿Cuál es el cántico ciento cuarenta y cuatro?

SALMO mil cuatrocientos cuarenta y uno De David.Bendito sea el Señor, mi Roca,el que adiestra mis brazos para el combatey mis manos para la lucha.2 El es mi bienhechor y mi fortaleza,mi baluarte y mi libertador;él es el escudo con que me resguardo,y el que somete los pueblos a mis pies.3 Señor, ¿qué es el hombre a fin de que lo cuides,y el humano, a fin de que pienses en él?4 El hombre es semejante a un soplo,y sus días son como una sombre fugaz.5 Inclina tu cielo, Señor, y desciende;toca las montañas a fin de que lancen humo.6 Lanza un rayo y desperdigada a tus contrincantes,dispara tus flechas, y confúndelos.7 Extiende tu mano desde lo alto,y líbrame de las aguas caudalosas;sálvame del poder de los extranjeros,8 que afirman patrañas con la bocay tienen las manos llenas de traición.9 Dios santo, deseo cantarte un canto nuevoy tocar para ti con el harpa de diez cuerdas,10 pues das la victoria a los reyesy libras a David, tu servidor.Líbrame de la espada maligna,11 sálvame del poder de los extranjeros,que afirman patrañas con la bocay tienen las manos llenas de traición.12 Que nuestros hijos sean como plantas,florecientes en plena juventud;que nuestras hijas se semejen a columnas,esculpidas como las de un palacio.13 Que nuestros graneros estén repletoscon productos de todas y cada una de las especies;que nuestros rebaños se reproduzcan a millaresen todas y cada una nuestras praderas.14 Que nuestros bueyes estén bien cargados,que no haya brechas ni aberturas en los murosni chillidos de sofocación en nuestras plazas.15 ¡Feliz el pueblo que tiene todo esto,feliz el pueblo cuyo Dios es el Señor!

Quizá te interese