Salmo 149

Exhortación a Israel, a fin de que alabe a Jehová

El cántico ciento cuarenta y nueve expresa una enorme verdad sobre lo que el Padre eterno asegura de cada uno de ellos de sus fieles cuando se sostienen en una oración auténtica que abre el poder de los cielos en su favor. Si el día de hoy crees esa gran verdad puedes ser parte de ella, en tanto que el venerar a DIOS es un acto del que no todos tienen el privilegio y en consecuencia no pueden disfrutar, mas no por el hecho de que no lo puedan ejecutar, sino existe desgraciadamente un desconocimiento sobre el auténtico DIOS de forma increíble en el mundo entero.El Padre eterno espera que cada uno de ellos de esos verdaderos adoradores con los que cuenta, sean los agentes multiplicadores de su gloria en la tierra, para probar a aquellos que hoy en día se pierden en sus delitos y pecados, que la mejor forma de ser libres es adorando a DIOS con todo nuestro ser.Adorar es aquella expresión de rendición total al Padre divino, único, sublime y auténtico DIOS que está aguardando hallar en nosotros el mejor deseo para llevar su palabra y contagiar a otros del auténtico poder que genera esta acción, la que produce alegría, paz, gozo, mas por sobre todas y cada una de las cosas vida, por el hecho de que el Padre divino viene a dar vida auténtica a cada una de las personas que se arrepienten de su vieja forma de vivir, para prepararse para percibir ese borrón y cuenta nueva de una parte del cielo, con la meta de venerar y gustar al Señor en nuestros caminos.No hay solamente bello para DIOS que observar a un pueblo que le adora y piensa que es la única solución para sus vidas. Hay muchas formas de expresar veneración a DIOS, una de ellas es con la voz, pues es instrumento que da el Padre eterno desde el momento en que nacemos para emplearla en la expansión de su reino, y si bien es posible que la voz de un individuo no sea suficientemente agradable al oído del hombre, si viene unida a un corazón entristezco y humillado al rey de reyes, va a subir como una ofrenda al cielo, al tiempo que otras con tener voces melódicas creen que es suficiente, mas si no cuentan con ese corazón humilde para asistir asimismo a el resto, van a estar fuera de foco de la auténtica veneración , la que toca el corazón del Padre y lleva a actuar a su debido tiempo para hacer justicia y dar vida donde se ha perdido. Otra de las fantásticas formas de venerar a DIOS es mediante la danza, que no es otra cosa que desplazar el cuerpo en veneración Al rey de reyes. Particularmente al salmista David le encantaba esta forma de venerar, que hasta llegó a bailar desnudo mientras que se disponía a darse en ofrenda viviente de veneración. Muchos lo veían mal y no admitían lo que sucedía, mas David entendía que por medio de ello entraría en un mayor nivel de veneración, que sería retribuido por el Padre desde la tierra, para preparar la enorme celebración que se daría en los cielos a su llegada.

¿Cuál es el cántico ciento cuarenta y nueve?

SALMO mil cuatrocientos noventa y uno ¡Aleluya!Canten al Señor un canto nuevo,resuene su loa en la reunión de los fieles;2 que Israel se alegre por su Creadory los hijos de Sión se regocijen por su Rey.3 Festejan su Nombre con danzas,cántenle con el tambor y la cítara,4 pues el Señor tiene predilección por su puebloy corona con el triunfo a los humildes.5 Que los fieles se alegren por su gloriay canten dichosas en sus fiestas.6 Glorien a Dios con sus gargantasy asgan la espada de 2 filos:7 para tomar venganza de los pueblosy castigar a las naciones;8 para anudar con cadenas a sus reyes,y con grillos de hierro a sus jefes.9 De esta manera se les va a aplicar la sentencia dictada:esta es la victoria de todos tus fieles.¡Aleluya!