Salmo 47

Del profesor de coro. De los hijos de Coré. Salmo

El cántico cuarenta y siete muestra en su calidad de escrito una auténtica exclamación y proclamación de gracias por el sublime poder de DIOS que actuó a favor del salmista David, quien pese a que padeció distintos ataques de sus angustiadores en distintos instantes se halló con un respaldo divino inigualable, que en su debido instante le entregó completamente la victoria a pesar de la presencia inflexible de sus contrincantes que procuraban hacerle la vida imposible.La determinación de un hombre que separó lo viejo y se dirigió a vivir una vida en suma consagración al rey de reyes que marcó la diferencia en tiempos bastante difíciles para probar lealtad al Padre divino. David entendía la grandiosidad de su llamado que adoraba en acción de gracias por todas y cada una de las veces que DIOS no le dejó caer para proseguir siendo un hombre íntegro delante de su presencia.El mismo grado de agradecimiento que tuvo el salmista David deberíamos tenerlo por el hecho de que probablemente si eres uno de los tantos que leen están líneas entonces has de ser uno de los tantos a quien DIOS ha manifestado su clemencia y gloria, en tanto que a través de nuestras obediencia y veneración aumenta la gracia del Padre divino en nuestras vidas, para transformarnos en dignos representantes d adondequiera que la planta de nuestros pies pise.En el instante en que nuestras vidas son libradas de cualquier catástrofe se produce un sentimiento de alborozo, con lo que las fiestas entre otras muchas celebraciones se hacen pertinentes. Ciertos creerán que va a estar mal, mas la verdad es que DIOS le chifan las fiestas y toda vez que interviene a favor de sus elegidos asimismo se desarrolla una fiestas en los cielos para probar que por más poderosa que se presente la coyuntura, el gobierno divino de Cristo es el que tiene la última palabra sobre el destino de nuestras vidas.El salmista David fue uno de aquellos hombres de la palabra que le encantaban las celebraciones, y en el instante en que fue rey de Israel festejaba al lado del pueblo cada una de las victorias que DIOS le entregaba, por cuanto comprendía que todas de ellas no venían por opinar en sus fuerzas terrenales, sino más bien en las fuerzas divinos que intervenían en David para abochornar a sus angustiadores, los que no podían resistir de ninguna forma la gloria de DIOS que se hallaba en este hombre ungido del cielo para grandes obras. Cristo se debe transformar en el más grande motivo de alegría para nuestras vidas, por el hecho de que si bien día a día le fallamos el desata su amor y clemencia para proseguir depositando de su amor y poder en nuestras vidas, mientras que dejemos que su presencia infinita haga como desee en nuestras vidas, pues los planes que tienen para nuestras vidas son mucho mayor de lo que podemos meditar, y en eso se traduce la relevancia del amor de DIOS en nuestras vidas, con lo que debemos determinarnos día tras día en adorarle por agradecimiento y amor a su intervención en nuestras vidas.

¿Cuál es el cántico cuarenta y siete?

SALMO cuatrocientos setenta y uno Del profesor de coro. De los hijos de Coré. Cántico.2 Aplaudan, todos y cada uno de los pueblos,aclamen a Dios con chillidos de alegría;3 por el hecho de que el Señor, el Muy, muy alto, es temible,es el soberano de toda la tierra.4 El puso a los pueblos bajo nuestro yugo,y a las naciones bajo nuestros pies;5 escogió para nosotros una herencia,que es el orgullo de Jacob, su predilecto.6 Dios asciende entre aclamaciones,asciende al sonido de trompetas.7 Canten, canten a nuestro Dios,canten, canten a nuestro Rey:8 Dios es el Rey de toda la tierra,cántenle un bello himno.9 Dios reina sobre las naciones,Dios se sienta en su trono sagrado.10 Los nobles de los pueblos se reúnencon el pueblo del Dios de Abraham:de Dios son los poderosos de la tierra,y se ha elevado enormemente.

Quizá te interese