Salmo 55

Del profesor de coro. Para instrumentos de cuerda. Poema de David

El cántico cincuenta y cinco es otra de esas grandes declaraciones del salmista David donde fervorosamente espera la intervención divina en su vida, puesto que en aquel momento se sentía asediado por sus contrincantes que se multiplicaban continuamente al no poder aguantar la gloria y bendición que existía en este hombre. La naturaleza humana de David salía a flote, y es por este motivo que debía recurrir al dador de la vida para presentarle su situación, instante esencial que el Padre eterno espera que nos dispongamos a ejecutar, siendo esto una parte de la contestación que precisamos para salir el hoyo de la derrota para reaparecer como el ave fénix y enrumbarnos a la bendición que se halla reservada para los hijos de luz.Cuando recurrimos al Padre divino y no damos tregua al contrincante podemos darle un gancho en la cara al confiar considerablemente más en lo que afirma DIOS de nosotros que en la situación terrenal en la que nos hallemos. Dada esta situación el salmista David podía identificar que formaban una parte de los dardos lanzados por el oponente y tolerados por DIOS para robustecerte en la fe y hacerte medrar como un hijo de luz y leal representante de su reino en donde la planta de sus pies pueda pisar. Caso contrario a lo sucedido con el salmista somos muchos de los habitantes terrenales, los que pretenden respaldarse en lo que sus ojos terrenales pueden ver sin rememorar que el DIOS soberano es quien tiene la última palabra sobre la prueba o bien circunstancia que se esté viviendo.Muchas veces le echamos la culpa de nuestras circunstancias a nuestro ambiente o bien al mismo DIOS, lo que prueba sin ningún género de dudas un sentimiento de desesperación frente al Padre divino, y la ignorancia de la humanidad no se percata de que esto es parte integrante de la intervención divina que el Padre divino se halla preparando a fin de que desde lo hecho por el cielo se caigan de nuevo las patrañas del inframundo contra los hijos de DIOS que representan su iglesia actualmente.No olvides que si DIOS prometió algo a tu vida, lo cumplirá a toda costa, si bien debas encararte a diferentes clases de oponentes y angustiadores, tal como como lo hizo David, para confirmar que la gracia del Padre divino se hallaba en su vida y de esta forma marcar historia. Dicho esto no vaciles que si bien llegue la picada de la serpiente, vas a ser salvado, pues el poder sobrenatural de DIOS se hace vivo en todos y cada uno de ellos de sus fieles, los que les da la capacidad de comprender que lo mejor de sus vidas aún está por escribirse, pues solo DIOS da fuerza al agotado y multiplica al que no tiene ninguna para direccionarse a cumplir su voluntad.Una vez comprendido esto te vas a dar cuenta que la forma en que te proyectes pasear en el campo presente, mediano y futuro determinará tu nivel de gozo en lo que se refiere al cumplimiento de la promesa que DIOS tiene reservada a fin de que la consigas cumplir sobradamente.

¿Cuál es el cántico cincuenta y cinco?

SALMO quinientos cincuenta y uno Del profesor de coro. Para instrumentos de cuerda. Poema de David.2 Santo dios, escucha mi oración,no seas indiferente a mi súplica;3 atiéndeme y respóndeme.La congoja me llena de inquietud;4 estoy turbado por los chillidos el oponente,por la opresión de los malvados:porque amontonan infamias contra míy me acosan con fervor.5 Mi corazón se estremece en mi pecho,me asaltan los horrores de la muerte,6 me invaden el miedo y el temblor,y el pavor se apodera de mí.7 ¡Quién me diese alas de palomapara volar y reposar!8 Entonces escaparía lejísimos,habitaría en el desierto.9 Me apuraría a localizar un refugiocontra el viento asolador y la borrasca.10 Confunde sus lenguas, Señor, divídelas,porque no veo más que violenciay discordia en la urbe,11 rondando día y noche por sus muros.Dentro de ella hay maldad y opresión,12 en su interior hay ruindad;la atrocidad y el engañono se separan de sus plazas.13 Si fuera mi contrincante el que me ofende,podría soportarlo;si mi contrincante se alzara contra mí,me escondería de él.14 ¡Mas eres , un hombre de mi condición,mi amigo y cómplice,15 con quien vivía en dulce intimidad:juntos íbamos entre la multituda la Casa de Dios!16 Que la muerte los sorprenda,que bajen vivos al Abismo,porque en sus moradas solo existe la maldad.17 Yo, en cambio, invoco a mi Dios,y el Señor me salvará.18 De tarde, de mañana, al mediodía,gimo y me lamento,pero va a escuchar mi lamento.19 El puso a salvo mi vida;se aproximó cuando eran muy numerososlos que estaban contra mí.20 Dios, que reina desde siempre y en toda circunstancia,los oyó y los vejó.Porque no se corrigenni temen a Dios;21 levantan las manos contra sus aliadosy violan los acuerdos.22 Su boca es más blanda que la manteca,pero su corazón quiere la guerra;sus palabras son más suaves que el aceite,pero hieren como espadas.23 Confía tu suerte al Señor,y te sostendrá:nunca dejará que el justo muera.24 Y , Santo dios, los precipitarásen la fosa más profunda.Los hombres sanguinarios y traidoresno van a llegar ni a la mitad de sus días.Yo, en cambio, confío en ti, Señor.

Quizá te interese