Salmo 56

Del profesor de coro. Conforme la armonía de «La paloma de los dioses lejanos». De David

El cántico cincuenta y seis se muestra como una oración de necesidad decretada por el salmista David, en lo que se refiere al estado de su vida en donde se hallaba bajo una situación plenamente apremiante por el hecho de que la opresión por la parte de sus angustiadores proseguía en incremento, procurando hacer perder en David ese sentido de dependencia del cielo que por nada del planeta puede desaparecer si nuestras vidas se hallan cimentadas en la roca.El salmista entendía que rezar era una necesidad del día lo que gozaba en el tiempo de bendición y exuberancia, mas todavía más en el instante de las pruebas por el hecho de que era su instante de agredir de rodillas, ese sitio donde se deben batallar las batallas de la vida para proclamar la bandera de victoria y espera la intervención del rey de reyes quien ha prometido darnos lo que por gracia nos pertenece.La oración de rodillas es uno de los actos de veneración más bellos, por el hecho de que se da a comprender que la dependencia del cielo se hace todavía más sobresaliente para vencer las artimañas, no obstante el Padre eterno no quiere que lo hagamos solo en tiempos bastante difíciles, pues su santa palabra expresa que debemos rezar sin cesar, o sea en todo tiempo, y esa va a ser una llave que pondrá en nuestro favor el poder sobrenatural de DIOS.En el pasado, este ademán de veneración era más practicado, puesto que en los tiempos actuales las personas confían en lo que tienen como en sus fuerzas, elemento que consigue limitar el poder de DIOS no pues no pueda actuar, sino más bien pues a él le resulta interesante que la fe de sus hijos prosiga colocándose de manifiesto frente a una sociedad deformada del diseño de Cristo y de los valores que quiere edificar en nuestras vidas por medio de su santa palabra.Existen 2 instantes esenciales que relata el cántico cincuenta y seis en donde el salmista David clama desesperadamente la aparición de la justicia divina a raíz de que los angustiadores de su vida seguían desplegados en contra suya para acobardar su fe. El salmista aseguraba que estos individuos se ocupaban de conspirar en contra suya y de este modo poner mayores piedras de tropiezo a su deambular en la tierra, lo que llevó a entender que en la mitad de la prueba solo la mano poderosa de DIOS podía actuar de forma sobrenatural en su vida.El otro instante clave de los versos decretados en el cántico cincuenta y seis revela la parte en donde el salmista David empieza a activar cada una de las promesas que DIOS ha dado a sus hijos, por las que cada uno de ellos de ellos se debe sostener de pie para poder ver tangiblemente el cumplimiento de cada una de ellas. Todo esto le daba la fuerza, seguridad y confianza precisa al Salmista para percatarse de que el nivel de fe en donde se hallaba su vida podía vencer cualquier artimaña preparada por el contrincante para ser ejecutada por sus angustiadores, quienes cuajaban pensamientos malignos contra cada éxito que se disponía a conseguir.

¿Cuál es el cántico cincuenta y seis?

SALMO quinientos sesenta y uno Del profesor de coro. Conforme la armonía de «La paloma de los dioses lejanos». De David. Mictán. Cuando los filisteos se apoderaron de él en Gat.2 Ten piedad de mí, Señor, por el hecho de que me asedian,todo el día me combaten y me oprimen:3 mis oponentes me asedian sin cesar,son muchos los que combaten contra mí.4 En el momento en que me ataca el miedo,yo pongo mi confianza en ti, Dios Altísimo;5 confío en Dios y alabo su Palabra,confío en él y ya no temo:¿qué puede hacerme un simple mortal?6 Me inquietan continuamente con sus palabras,sólo piensan en hacerme daño;7 conspiran, se ocultan y prosiguen mis indicios,esperando la ocasión de quitarme la vida.8 ¿Van a poder librarse pese a su maldad?¡Derruye a esa gente, Dios santo, con tu enfurezco!9 Tú has anotado los pasos de mi destierro;recoge mis lágrimas en tu odre:¿quizás no está todo registrado en tu Libro?10 Mis oponentes recularán en el momento en que te invoque.Yo sé realmente bien que Dios está de mi parte;11 confío en Dios y alabo su palabra;12 confío en él y ya no temo:¿qué pueden hacerme los hombres?13 Debo cumplir, Dios santo, los votos que te hice:te voy a ofrecer sacrificios de loa,14 pues libraste mi vida de la muertey mis pies de la caída,para que pasee delante de Diosen la luz de la vida.

Quizá te interese