Salmo 58

Del profesor de coro. «No destruyas». De David

Durante el cántico cincuenta y ocho el salmista David decretaba de nuevo su necesidad de lo que genera el poder de DIOS en las vidas de cada uno de ellos de sus hijos. Su fe se hallaba cimentada en la roca, mas deseaba ser mermada a raíz de sus contrincantes que se unían para tramar cosas contra la integridad física del salmista, por lo que solamente le sostenía de forma segura era que le quedaba mucho camino por recorrer para poner en ejecución el plan divino entregado por el Padre divino en su vida. La diferencia la marcó indudablemente en quien procuró ayuda ni consejos. La sabiduría de este hombre le hizo comprender que sin el poder de DIOS su vida no era nada.Cuando esta verdad se hace viva en nuestras vidas vamos a poder estar completamente seguros que nuestros oponentes van a ser desvanecidos y confundidos para no tocar nuestro corazón y dejar al señor de señores seguir trabajando para mejorar su obra en nuestras vidas, con lo que siempre y en toda circunstancia el nivel de nuestra confianza en su obra nos va a dar la paz auténtica, si bien la coyuntura nos llame a tirar la toalla sin remordimiento. Continuando lo ya antes planteado, puede asegurarse que las personas que padecen mayor cantidad de catástrofes y ataques de Satanás son las que tienen mayor ocasión de ocasionar revuelo en las tinieblas a raíz del fantástico poder de DIOS que pone todas y cada una de las cosas en orden a fin de que sus hijos puedan gozar de su fantástico activar en la tierra.En medio de la situación, la oración del salmista David tocaba el corazón de Cristo, por lo que recibía muchas fuerzas y nuevas instrucciones de de qué forma conseguir marcar la diferencia en la mitad de su ambiente que se hallaba absolutamente desorientado de los propósitos de DIOS en la tierra. El salmista no permitió que el temor le venciese y por esta razón prosiguió adelante confiando en quien le había llamado. Resulta ser que estas 2 peculiaridades son utilizadas de forma premeditada por Satanás para hacer caer a cualquiera que pudiese transformarse en un soberano riesgo para las tinieblas.Pese a las catástrofes, el salmista David sabía en quien había creído, y por este motivo el temor o bien el miedo no eran limitantes a fin de que el pudiese detener lo que DIOS había determinado en su vida, en tanto que había una palabra poderosa que había recibido por la que se hallaba trabajando de forma eficaz para conseguir el cometido histórico de hacerle realidad el sueño a DIOS.Cabe resaltar que en el instante que entramos a los caminos del señor, hay una disyuntiva donde el interrogante en cuestión es si vas a poder proseguir con tus sueños, al paso que la contestación de DIOS es si, mas el demanda de ti alguien que pueda organizar su tiempo, con el propósito de concluir toda la misión que te fue encomendada. Como DIOS llenó a David de mucha fuerza para deambular lo que pasaba, también confía en cada uno de ellos de nosotros para dejemos destruidos los poderes de las tinieblas.

¿Cuál es el cántico cincuenta y ocho?

SALMO quinientos ochenta y uno Del profesor de coro. «No destruyas». De David. Mictán.2 ¿Quizá , los poderosos,pronuncian verdaderamente sentencias justasy rigen a los hombres con integridad?3 ¡No! Ustedes cometen injusticias a plena concienciay favorecen la opresión en la tierra.4 Los impíos están perdidos desde el seno materno;desde su nacimiento se descarriaron los farsantes.5 Tienen un veneno semejante al de las víboras;son como una víbora sueca, que cierra los oídos,6 para no escuchar la voz del cautivador,la voz del mago que ejercita su arte con habilidad.7 Rómpeles, Dios santo, los dientes en la boca;arráncales, Señor, esos colmillos de leones.8 Que se diluyan como agua que se evapora;que se mustien como yerba pisada.9 Sean como una babosa que se deshace al pasar,como un aborto de mujer que no llegó a ver el sol.10 Que los arrastre el vendaval –verdes o bien quemados–antes que generen espinas como una zarza.11 El justo se va a alegrar al contemplar la Venganzay va a lavar sus pies en la sangre de los impíos.

Quizá te interese