Salmo 6 – Oración pidiendo misericordia en tiempo de prueba

El Cántico seis, como lo afirma su título es una solicitud de clemencia la que puede ser dada ante 2 situaciones distintas; la de un hombre que ha pecado o bien se halla bajo tentación y solicita misericordia por su deliberación, o bien la de un hombre que desea ser perdonado en un instante de enfermedad y debilidad.Fue compuesto por  David como lo atribuye el primer versículo y no se sabe con claridad si ya antes el Rey había sufrido alguna enfermedad que lo haya acercado a la muerte. Tampoco es simple saber la temporada de composición.La oración muestra la sofocación de un hombre bueno que está en su cama padeciendo mucho dolor, mas que su auténtica preocupación no es la enfermedad que lo desgasta, sino más bien la culpa de los inconvenientes con sus contrincantes los que no nombra. Esta situación hace que los desalmados aprovechen y hagan el salmista un objeto de mofa y le remarcan que Dios lo ha descuidado.El cántico pese a encontrarse en una circunstancia humilde muestra el grito triunfante del enfermo cuando Dios ha escuchado la ruega y le ha curado. Esto solo es solo en el final puesto que al comienzo se siente un tono lastimero y triste si bien el ritmo no lo parezca. Contiene once versículos distinguidos en 4 estrofas:Petición o bien ruega de la clemencia divina (dos-tres)Imploración de ayuda (cuatro-seis)Salmista a puntito de finar (siete-ocho)Grito de triunfo (nueve-once)

El significado de los versículos

Al principio es fácil, solo se trata de una una solicitud un hombre angustiado por sus culpas, sus oponentes y su salud que va en decadencia. Mas entre el verso se aprecia la auténtica razón que lo incordia. La necesidad de adquirir el perdón puesto que se asocia la enfermedad con pecados ocultos y la justicia divina es la más fuerte y pesada de aguantar. Por esto el salmista solicita que se le trate con piedad, si tiene que percibir un castigo, entonces que sea con equidad la forma pero justa y mesurada. En la segunda parte está la ruega en sí, el salmista está siendo consciente de la clemencia que tiene Dios por su fe y sus experiencias bajo la protección divina. La solicitud es como un arranque, un impulso  que lúcida a raíz de su ánima desequilibrada. Le recuerda que el enfermo no le daría dicha a Dios estando fallecido, que Él no ganaría nada con la muerte en tanto que los fallecidos no se acuerdan de Él cuando están en el abismo de sombras.Lo ocurre es que la comunicación en el Seol está rota, Dios y los humanos no pueden charlar en el momento en que los aparta esa línea subterránea. Eso es lo que el salmista da a comprender puesto que no tiene conocimientos de lo que de verdad pasa al fallecer y es precisamente por esto que su dicha llega hasta el instante que dure su vida. Los viejos hebreos creían en una zona al estilo heleno como el Hades.La tercera estrofa es la más triste, muestra a alguien consumido y que no le queda mucha tiempo de vida. Esto pasa para lograr el perdón y la clemencia, mediante la enclenque situación y la hostilidad de los desalmados al sentirse satisfechos con la desdicha del salmista. Por el hecho de que los impíos siempre y en toda circunstancia intentaran enseñar una falsa piedad de Dios y que la justicia divina no existe. Por esto el salmista llora, aguardando que Yahvé salve a aquellos en los que si puede confiar.Al final  es glorioso, puesto que Dios ha probado lo que el salmista proclamaba y confiaba. El señor escuchó sus palabras, y ahora quien era un enfermo va a poder abochornar a los que no confiaron en la protección ni en la cura justa.

 ¿Cuál es el Cántico seis?

SALMO sesenta y uno Del profesor de coro. Para instrumentos de cuerda. En octava. Cántico de David.2 Señor, no me amonestes por tu enojoni me castigues por tu indignación.3 Ten piedad de mí, por el hecho de que me faltan las fuerzas;sáname, por el hecho de que mis huesos se estremecen.4 Mi ánima está atormentada,y , Señor, ¿hasta cuándo…?5 Vuélvete, Señor, salva mi vida,sálvame por tu clemencia,6 pues en la Muerte absolutamente nadie recuerda de ti,¿y quién va a poder loarte en el Abismo?7 Estoy agotado de tanto gemir:cada noche empapo mi lecho con lloro,inundo de lágrimas mi cama.8 Mis ojos están extenuados por el pesary avejentados a raíz de la opresión.9 Apártense de mí todos y cada uno de los desalmados,porque el Señor ha oído mis gimoteos.10 El Señor ha escuchado mi súplica,el Señor ha admitido mi oración.11 ¡Que caiga sobre mis oponentes la confusión y el terror,y en un momento reculen abochornados!

Quizá te interese