Salmo 66

Del profesor de coro. Canto. Salmo

El cántico sesenta y seis se expresa como una declaración sublime de veneración a DIOS por cuanto día tras día que pasaba le proseguía librando de la mano del maligno que le ofrecía mortandad bajo cualquier circunstancia. No obstante alén de todos esos ataques cuajados contra él, confiaba en la sublime mano justa de DIOS, como en su clemencia que le asistieron a sortear diferentes instantes bastante difíciles a los que toda persona llamada por DIOS debes someterse, unos de unas formas y otros con otras peculiaridades que siempre y en toda circunstancia van a ir conforme con el modelo eterno de DIOS sobre nuestras vidas.A Diario el Padre divino está aguardando que como sus hijos podamos darle las gracias un día más de vida, a sabiendas de que bastantes personas la noche precedente durmieron y jamás más despertaron, por cuanto este se transforma en un regalo increíble, en tanto que es una nueva ocasión de hacer las cosas con excelencia para el Padre divino, y considerablemente más si se da el caso en que el día precedente le fallamos de forma garrafal. Por este punto, el salmista David era un enorme administrador de su tiempo, debido a que no le agradaba perder un segundo en buscar cumplir la obra encomendada por el eterno DIOS.Su tenacidad y capacidad de hacer las cosas son peculiaridades que en la actualidad contagian a una nueva generación que quiere marcar diferencia en la mitad de una sociedad sumida en las injusticias y el pecado. No es preciso que seas una persona conocida a fin de que eso suceda, por el hecho de que a DIOS asimismo le complacen las personas que hacen cosas pequeñas, y de ellas se sirven para predicar a otros sobre el Reino de DIOS. Esto nos quiere decir que al Padre divino no le resulta interesante tu campo económico y social, sino más bien el deseo que puedas concebir desde tu corazón para servirle en espíritu y verdad.El Padre divino quiere que cada uno de ellos de sus hijos puedan transformarse en gobernantes de la tierra, a raíz de las cosas con las que les va dotando por medio de su pasear diario, las que son de mucha ayuda para enfrentar cosas todavía más difíciles, donde la toma de resoluciones, sabiduría, comprensión y discernimiento se probarán, con el propósito de enseñar de que están hechos para liderar una cruzada de fe en la mitad de una temporada de catástrofes y contrariedades colectivas. En el ejército de DIOS se hallan cada uno de ellos de los fieles que no desean ser protagonistas sino más bien sencillamente instrumentos eternos en cuerpos humanos para extender el reino de DIOS en las naciones.Hoy en día tenemos en nuestros corazones el regalo más apreciado que alguien pueda percibir, como lo es Cristo Jesús, quien se dio a sí mismo como sacrificio idóneo para fallecer por nuestros pecados y también injusticias, y así salvar el destino de una sociedad que depende cada días un poco más de él si quiere ver resultados satisfactorios en sus propósitos eternos, como en sus planes terrenales, en donde el Padre divino es el centro de todo.

¿Cuál es el cántico sesenta y seis?

SALMO seiscientos sesenta y uno Del profesor de coro. Canto. Cántico.¡Aclame a Dios toda la tierra!2 ¡Canten la gloria de su Nombre!Tribútenle una loa gloriosa,3 afirmen a Dios: «¡Qué fenomenales son tus obras!».Por la inmensidad de tu poder,tus oponentes te rinden pleitesía;4 toda la tierra se postra frente a ti,y canta en tu honor, en honor de tu Nombre.5 Vengan a ver las obras de Dios,las cosas fenomenales que hizo por los hombres:6 transformó el Mar en tierra firme,a pie atravesaron el Río.Por eso, alegrémonos en él,7 que rige eternamente con su fuerza;sus ojos observan a las naciones,y los rebeldes no pueden rebelarse.8 Bendigan, pueblos, a nuestro Dios,hagan escuchar bien alto su alabanza:9 nos concedió la viday no permitió que vacilaran nuestros pies.10 Pues nos probaste, oh Dios,nos purificaste como se purifica la plata;11 nos hiciste caer en una red,cargaste un fardo sobre nuestras espaldas.12 Dejaste que cabalgasen sobre nuestras cabezas,pasamos por el fuego y por el agua,¡hasta el momento en que por fin nos diste un respiro!13 Yo vengo a tu Casa a ofrecerte holocaustos,para cumplir los votos que te hice:14 los votos que pronunciaron mis labiosy que mi boca prometió en el riesgo.15 Te voy a ofrecer en holocausto animales cebados,junto con el humo de los carneros;te sacrificaré bueyes y cabras.16 Los que temen a Dios, vengan a oír,yo les voy a contar lo que hizo por mí:17 apenas mi boca clamó hacia él,mi lengua empezó a loarlo.18 Si hubiese tenido malas pretensiones,el Señor no me habría escuchado;19 mas Dios me escuchóy atendió al lamento de mi oración.20 Bendito sea Dios,que no rechazó mi oraciónni separó de mí su clemencia.

Quizá te interese