Salmo 77

Meditación sobre los hechos poderosos de Dios

El cántico setenta y siete es una meditación sobre las Viejas hazañas de Yahve en Favor de Su Pueblo, lo que expresa el enorme amor que tiene a sus fieles y que jamás cambiara. Este es uno de los cánticos más extensos, compuesto en veintiuno versículos que se les atribuye a Asaf. Las maravillas de Dios en Israel son contrapuestas con las obras de la actualidad las que son nulas, mostrando el abandono. El versista se lamenta solo mas pareciese que hablara representando a la comunidad por el hecho de que se centra en la situación en la que se halla.Es triste la manera en que se recuerdan las grandes proezas del Señor con su pueblo, y más tomando en cuenta como está hoy día. Se hace la demanda de una intervención divina; mas con exactamente la misma memoria de las victorias de Israel, el salmista exclama una esperanza de que las cosas sean de nuevo tan buenas como anteriormente puesto que la confianza que yace en Dios es mucho mayor que la protesta. Diríase que el cántico pude  haber sido construido en la temporada de la babilonia cautiva, cuando Israel estaba en prueba y no había señal de liberación reciente.El cántico tiene 2 estilos diferentes (quizá por su tamaño), una parte que comienza desde el versículo dos hasta el dieciseis, se asoma el fatalismo y melancolía del salmista quejumbroso; al tiempo que en los versículos diecisiete hasta el final, el tono va mudando semeja más alegre, vivo y atractivo, además de esto que la lírica consigue destacarse. Pueda que el músico haya querido parecer el cántico al canto Habacuc.

El significado de los versículos

El salmista empieza agobiado y busca ayuda de Yahvé para con su pueblo el que está en una fase de prueba. La oración la efectúa a lo largo de todo el día, aun en la noche, para poder ver si de este modo le pone fin a su sufrimiento. Meditando llega a equiparar las proezas efectuadas por Dios, con el abandono actual de su cuidad. Se pregunta hasta cuando durase la situación, y si Dios se acordase del destino salvífico que Israel prometía.El salmista recrea las viejas maravillas y reconoce que Dios es inaccesible y siempre y en todo momento está medrando sumando el hecho que los caminos de los hombres no se cruzan con los de Él por el hecho de que sus aspiraciones son muy elevadas en comparación con las insignificantes humanas. No existen comunidades que puedan representar a un Dios tan grande como Yahvé, quien probó la grandiosidad liberando a Israel de la esclavitud egipcia.A partir del versículo diecisiete los criticos estiman que el fragmento puede formar parte o bien procede de un canto precedente como el de Habacuc. Se habla del mar colorado cuando las aguas turbias le abrieron paso a Yahvé, y de los fenómenos atmosféricos del desierto Sinaítico, tomándolos como un ejemplo de que Dios crea el orden en la mitad de las tempestades. Los Cánticos se fundamentan en general en 2 temas: El Rey autor del cosmos, y El Señor de su Pueblo.

¿Cuál es el cántico setenta y siete?

SALMO setecientos setenta y uno Del profesor de coro. Al estilo de Iedutún. De Asaf. Cántico.2 Invocaré a Dios con mi voz,gritaré a Dios, y me va a escuchar.3 Busco al Señor en el instante de mi angustia;de noche, tiendo mi mano sin reposo,y mi ánima rechaza todo consuelo.4 Yo recuerdo de Dios, y me lamento;medito, y mi espíritu desfallece:5 no me dejas conciliar el sueño,estoy turbado, y no puedo charlar.6 Pienso en los tiempos viejos,me pacto de los días pasados;7 reflexiono a la noche en mi interior,medito, y mi espíritu se pregunta:8 ¿Puede el Señor rehusar por siempre?¿Ya no volverá a mostrarse conveniente?9 ¿Se va a haber agotado por siempre su amor,y va a haber caducado eternamente su promesa?10 ¿Se va a haber olvidado Dios de su clemenciao, en su enfurezco, va a haber contenido su compasión?11 Entonces afirmé –¡y este es mi dolor!–:«¡De qué forma ha alterado la derecha del Muy, muy alto!».12 Yo recuerdo las hazañas del Señor,sí, recuerdo sus prodigios de otro tiempo;13 evoco sus acciones,medito en sus proezas.14 Oh Dios, tus caminos son beatos.¿Hay otro dios grande como nuestro Dios?15 Tú eres el Dios que hace maravillas,y revelaste tu poder entre las naciones.16 Con tu brazo redimiste a tu pueblo,a los hijos de Jacob y de José.17 En el momento en que te vieron las aguas, oh Dios,cuando te vieron las aguas, tremieron,¡se agitaron hasta los abismos del mar!18 Las nubes vertieron chaparrones,retumbaron los espesos nubarronesy serpentearon tus rayos.19 El trueno retumbó en la cúpula del cielo,tus relámpagos alumbraron el planeta,tembló y se tambaleó la tierra.20 Te abriste un camino entre las aguas,un camino entre las aguas caudalosas,y no quedó ningún indicio de tus huellas.21 Tú guiaste a tu pueblo como a un rebaño,por medio de Moisés y de Aarón.  

Quizá te interese