Salmo 87

El privilegio de habitar en Sión

El cántico ochenta y siete trata de aquellos peregrinos que venían de lejísimos a Jerusalém para sentirse dichosos en el templo de Yahvé. Este es uno de los cánticos más pequeños de todos tiene siete versículos y es bastante simple, se puede digerir en un sola sección, no divide por partes como otros y es una canción de veneración y semeja una pequeña historia sobre la devoción de los fieles.El nombre de Jerusalém es un titulo venerable puesto que ha sido creada por Dios, edificada en los monte santurrones, las montañas de Sión y Moría. Si bien habían personas conviviendo desde hace muchos años allá, para el salmista la auténtica vida empieza en la urbe santa cuando se instala el establecimiento de Yahvé en las colinas de Sión. Israel verdaderamente es un pueblo viejo en las carta de Tell Amarna en el siglo XV a.C. tenía por nombre “Urusalimu” que entonces vendría a ser llamada urbe de David cuando los Jebuseos la tomaron. Con la construcción del templo de Salomón tomó otro significado convirtiendose en el centro religioso de Israel. En el año seiscientos veintiuno a.C, Josías lo nombró santuario único nacional.El salmista se desahoga con liricas mostrando sus sentimientos más devotos a la urbe santa al tiempo que observa que , es visitada por una cantidad inusual de peregrinos procedentes de todas y cada una partes. Justo en Israel es que Yahvé tiene sus complacencias, más allá que en otras moradas existentes de Jacob- Israel.En el cántico cuarenta y ocho asimismo hay un versículo que trata de lo fantástico que es Jerusalém, particularmente en el tercero, donde afirma que es la urbe de Dios y que en ella están los mejores destinos. Las premoniciones salvíficas siempre y en todo momento charlaron del resplandeciente futuro de Israel y de ahí que se resalta que muchas cosas gloriosas se han dicho del pueblo escogido. El cántico tiene un estilo de Oráculo en el que Dios pronostica que todas y cada una de las gentes sin importar un mínimo de donde vengan desearán ver la urbe santa, en el mundo entero se conoce su nombre y reconocen su soberanía.Se afirma de que todo Egipto y Babilonia se acercaran a Jerusalém para honrar a Dios, en el versículo 4 se refieren a Egipto como  Rahab, que era un monstruo marino que encarna la nación del Río Nilo. Yahvé reconoce a los hijos de Sión solo los nacidos allá consiguen todos y cada uno de los derechos y privilegios de los nativos de Israel. Se comenta los honores que consiguen los nacidos en ella, la urbe indestructible que mantiene Dios.El salmista representa a Dios haciendo una hipótesis de Él censando el pueblo para declarar a los que se aproximan a Sión y de este modo darle lo que merecen. Aquellos escogidos responden con loa la iniciativa proclamando que sus fuerzas están en Dios, tal vez mencionando a que Yahvé es el único salvador. El Padre es la fuente de energía, de poder, de alegría y dicha para lo que reconocen su soberanía. Hay una expresión que habla de los nuevos ciudadanos, los nuevos nacidos y es solo a los que llegaron después, los peregrinos.

¿Cuál es el cántico ochenta y siete?

SALMO ochocientos setenta y uno De los hijos de Coré. Cántico. Canto.¡Esta es la urbe que creó el Señorsobre las santas Montañas!2 El ama las puertas de Siónmás que a todas y cada una de las moradas de Jacob.3 Cosas fenomenales se afirman de ti, Urbe de Dios:4 «Contaré a Egipto y a Babiloniaentre aquellos que me conocen;filisteos, tirios y etiopes han nacido en ella».5 De este modo se charlará de Sión:«Este, y asimismo aquel, han nacido en ella,y el Muy, muy alto en persona la ha fundado».6 Al registrar a los pueblos, el Señor escribirá:«Este ha nacido en ella».7 Y todos van a cantar, mientras que danzan:«Todas mis fuentes de vida están en ti».

Quizá te interese