Salmo 94

Oración Clamando por Venganza

El cántico noventa y cuatro es un llamado a Dios, se trata de una remuneración ética eminentemente influida por venganza deseada por los Israelistas. Es una representación asimismo de lo que ocurre en Israel en aquel instante, siendo ahora un pueblo oprimido y lamentable. No hay una explicación del por qué ocurre esto mas pueda que sea la invasión de muchos extranjeros, o bien la actitud y malas resoluciones tomadas por los gobernantes inicuos que rigen esa nación. La oración comienza tras un arranque del salmista que no soporta tanta arrogancia y soberbia, y solicita la justicia divina, con estilo variado y robusto.La oración comienza mostrando el sentimiento vengativo mas a la mitad de esta cambia, tal vez es por el hecho de que el cántico es mediano en comparación con el resto, este tiene veintitres versículos. Su segunda parte o bien versión empieza en el versículo doce, cuando en el nombre de Israel y el salmista, declara la confianza plena que se tiene en Dios como el máximo protector de Jerusalém y dictador de sentencias para los impíos. Bajo exactamente la misma experiencia que ha tenido el escritor, es que enfoca su fe en la justicia divina, pues ya la ha visto realizarse en la conducta de Yahvé.La versión griega de esta obra señala en su título que el creador es David, y ciertos críticos piensan de igual forma. Pese a esa pista muchos de los estudiosos actuales no opinan lo mismo, se piensa que la composición pudo ser escrita por diferentes versistas en diferentes tiempos. Quizás sea una parte de la temporada de Emanases, Persa, o bien Macabeos, asimismo probablemente fuera redactada tras el exilio de Babilonia.Este canto es a fin de que Dios escuche al versista, a fin de que intervenga con justicia divina contra los desalmados, contra los impíos. Este es clamado por los fieles de Yhavé, que pasan por una temporada de gran sofocación que antecede al Reino de los cielos. Por ende el Padre Divino, lo oye, lo ve, y está pendiente de todo cuanto el humano haga o bien le pase. Expresando la confianza de que el muy alto ha escuchado la oración, y que juzgase a los injustos.La venganza es deseada por los inocentes que han sufrido demasiadas vejaciones por la parte de los desalmados, mas estos seres sin ética al dañar a su prójimo y realizar otras malas obras, se transforman en criminales de la Ley divina, por la tanto se transforman en contrincantes directos de Dios. De ahí que que la venganza realmente le pertenece al Señor, Él debe hacerla, debe imponer justicia y ordenar el caos. Y cuando lo prometido regrese (Jesús Cristo) nuevamente a la tierra con gran poder va a poner a cada uno de ellos y cada cosa en su debido sitio. OLYMPUS DIGITAL CAMERACada vez que se lee un poema de este estilo es muy normal que se finalice con determinadas palabras dedicadas a los desalmados, procedentes de los deseos humanos del imperfecto escritor. Este cántico no es una salvedad y de ahí que el versista acaba recitando sus maldiciones contra los impíos.

¿Cuál es el cántico noventa y cuatro?

SALMO novecientos cuarenta y uno ¡Dios vengador de las injusticias,Señor, Dios justo, manifiéstate!2 ¡Levántate, Juez de la tierra,dales su justo a los soberbios!3 ¿Hasta en qué momento triunfarán, Señor,hasta cuando triunfarán los desalmados?4 ¿Hasta cuando charlarán con arroganciay se vanagloriarán los maleantes?5 Ellos pisan a tu pueblo, Señor,y oprimen a tu herencia;6 matan a la viuda y al extranjero,asesinan a los huérfanos;7 y exclaman: «El Señor no lo ve,no se da cuenta el Dios de Jacob».8 ¡Comprendan, los más necios del pueblo!y , insensatos, ¿en qué momento reflexionarán?9 El que hizo el oído, ¿no escuchará?El que formó los ojos, ¿no verá?10 ¿Va a dejar de castigar el que forma a las nacionesy da a los hombres el conocimiento?11 ¡El Señor conoce los planes de los hombresy sabe realmente bien que son vanos!12 Feliz el que es educado por ti, Señor,aquel a quien instruyes con tu ley,13 para darle un reposo tras la contrariedad,mientras se cava una fosa para el desalmado.14 Pues el Señor no abandona a su puebloni deja desprotegida a su herencia:15 la justicia volverá a los tribunalesy los rectos de corazón la proseguirán.16 ¿Quién se va a poner a favor mío contra los impíos?¿Quién va a estar junto a mí contra los maleantes?17 Si el Señor no me hubiese ayudado,ya estaría habitando en la zona del silencio.18 Cuando creo que resbalaré,tu clemencia, Señor, me sostiene;19 cuando estoy cargado de preocupaciones,tus consuelos me llenan de alegría.20 ¿Va a poder aliarse contigo un tribunal inicuo,que comete injusticias representando a la ley?21 Ellos atentan contra la vida de los justosy condenan a muerte al inocente.22 Mas el Señor es mi fortaleza,mi Dios es la Roca en que me refugio:23 les va a devolver a su iniquidady los destrozará por su malicia,¡El Señor, nuestro Dios, los destrozará! 

Quizá te interese