Salmo 97

El Dominio y el Poder de Yhavé

El cántico noventa y siete es una oración donde el salmista plasma a Yhavé viniendo a nosotros para comenzar el juicio equitativo para dominar y tener un mejor reinado. No solo va a haber un cambio en la humanidad sino más bien asimismo en las criaturas y la naturaleza, basada en el nuevo equilibrio ética debe participar la tierra en el reinado y sus beneficios. Aun se habla de que las islas se van a sentir dichosas tal y como si cada planta, cada roca, tiene vida, es un ser.Metafóricamente el salmista describe de qué forma Dios llega a nuestra dimensión, envuelto en  una nube y brumas que velan su majestad, asimismo deja en su camino un indicio de fuego que es una reacción de la atmosfera al tener contacto con la santidad del Señor. El fuego es purificador y de ahí que aísla la atmosfera impura de nuestra tierra con el Dios autor para eludir que se contamine; dicho fuego asimismo es utilizado para recular a los oponentes de Yhavé. Absolutamente nadie va a poder oponerse, como es tan poderoso, aquellos que no fueron fieles van a estar aterrorizados, y ese temor va a ser desperdigado por donde quier.Los rayos van a ser lanzados y alumbrasen a la tierra y al tiempo haciéndola tremer. Es una teofanía tradicional, que sería el Rey supremo hablando desde la cima de la montaña de Sión con relámpagos y truenos estridentes que están más que nada para asombrar al pueblo que se reúne en el monte. El paso de su poder hace fundir hasta los caminos más estables del planeta; esta oración es inspirada según parece en el canto de Habacuc que habla una escena afín con un Dios que esperance con la luz de los rayos que aparecen en sus manos mientras que Él prosigue adelante.A pesar de que se ve bastante pavoroso pues con la simple mirada del muy alto conmueve a las naciones, esta llegada no es el comienzo de una catástrofe, no es el comienzo de siniestros, es todo lo opuesto. Es la temporada de la justicia de ahí que que cielo se estremece, para anunciar la nueva, al tiempo que en la tierra los pueblos deben reunirse para acudir a la manifestación de su gloria. Cuando el llega se suprimen muchas cosas, entre ellas la idolatría a falsos dioses.Aquellos que creían en otras deidades se defraudaran y arrodillasen frente al Señor. Mientras que los que se sostuvieron firmes a los mandamientos de Dios se van a sentir impresionados mas de una manera agradable. El monte mismo se estremece de alegría tras haber soportado años de injusticias y desgracias. Las urbes vecinas y filiales se regocijaron. El salmista prosigue con la convidación tras haber probado la grandiosidad de Yhavé, pidiendo que no prosigan caminos del man, que no caigan en tentaciones para no pecar. Solicita que confíen en Dios por el hecho de que el se manifiesta resguardando a las personas y castigando a los impíos. El poema acaba con la exhortación de los justos, quienes ahora van a poder ser el doble de alegre de lo que eran ya antes.

¿Cuál es el cántico noventa y siete?

SALMO novecientos setenta y uno ¡El Señor reina! Alégrese la tierra,regocíjense las islas innumerables.2 Nubes y Tinieblas lo rodean,la Justicia y el Derecho son la base de su trono.3 Un fuego avanza ante ély abrasa a los contrincantes a su paso;4 sus relámpagos alumbran el mundo;al verlo, la tierra se estremece.5 Las montañas se funden como ceradelante del Señor, que es el dueño de toda la tierra.6 Los cielos proclaman su justiciay todos y cada uno de los pueblos contemplan su gloria.7 Se abochornan los que sirven a los ídolos,los que se glorían en dioses falsos;todos los dioses se postran ante él.8 Sión escucha y se llena de alegría,se regocijan las urbes de Judá,a causa de tus juicios, Señor.9 Por el hecho de que , Señor, eres el Altísimo:estás sobre toda la tierra,mucho más alto que todos y cada uno de los dioses.10 Tú amas, Señor, a los que detestan el mal,proteges la vida de tus fielesy los libras del poder de los desalmados.11 Nace la luz para el justo,y la alegría para los rectos de corazón.12 Alégrense, justos, en el Señory alaben su santurrón Nombre. 

Quizá te interese