San Juán Crisóstomo

Juán Crisóstomo nació en el año trescientos cuarenta y siete en Antioquia, Imperio Bizantino; y murió el catorce de septiembre del año cuatrocientos siete en Comana Pontica, Imperio Bizantino.Su nacimiento en Antioquia (esto es Siria) fue en el año trescientos cuarenta y siete, y en aquellos tiempos se consideraba a esta urbe como la segunda de mayor relevancia en el Imperio Romano de Oriente. Su padre, era Secundo, quien ejercitaba como un oficial del ejército de Siria, mas murió, después de que había nacido Juan, fue su hermana mayor y quienes quedaron al cargo de Antusa, que se considera como la madre cristiana de los dos.Crisóstomo recibe su bautizo por el año trescientos setenta, apenas era un joven de edad de veintitres años y en esos tiempos recibió una de las ordenes menores en la iglesia, se trata de “lector”. Más tarde empezó los estudios con el pensador llamado Andragatio, y más tarde prosiguió con Libanio, el que en aquellos tiempos se había transformado en un orador famosísimo.Luego de ver la elocuencia que tenía su acólito, Libanio quedo verdaderamente fascinado, y supuso que lo que le aguardaba por delante era una carrera muy refulgente en forma de legislador o bien estadista. Mas, cuanto tuvo un encuentro con el prelados llamado Meletio, entró en uno de los puntos más definitivos de su vida, este tomó la resolución de empezar estudios teológicos acompañado de Diodoro de Tarso (quien se consideraba como uno de los líderes de la escuela vieja de Antioquia) al tiempo que sostenía un ascetismo extremo.Ahora bien, se puso muy deseoso en la busca de una vida perfecta, lo que lo llevo a transformarse pronto en un eremita, esto sucedió más o menos en el año trescientos setenta y cinco, sostuvo esta condición hasta el momento en que la salud no se lo dejó, debido a que, cara muchas vigilias excesivas y ayunos en los tiempos de invierno, reanudó su actividad como lector retornando a Antioquia. Crisóstomo siempre y en toda circunstancia admiraba mucho el monasticismo activo y utilitario, llego a pronunciarse mucho contra los riesgos que acarrea una contemplación ociosa.En el año trescientos ochenta y uno, recibió la orden de diacono, el responsable de ello fue Meletio de Antioquia, y ya en el año trescientos ochenta y seis, el prelados Flaviano I de Antioquia lo ordenó como sacerdote. Según parece, este se transformó en el instante de mayor dicha que ha tenido en su vida. Tenía como la labor primordial, el predicar la palabra. Poquito a poco fue ganándose una popularidad muy grande, y esto se hallaba relacionado con su increíble elocuencia. Son dignísimos de mentar todos y cada uno de los comentarios que realizo de múltiples pasajes bíblicos, y asimismo la manera en la que pudo exponer las enseñanzas morales, las que quedaron guardadas y recordadas por siempre en sus Homilías.

Oración a San Juán Crisóstomo

San Juan Crisóstomo, siempre y en toda circunstancia nos incitó a que tuviésemos una vida llena de sabiduría, a que leyésemos la palabra de Dios y nos empapásemos de él. Sus sermones eran tan locuaces que los vamos a poder rememorar cuando hagamos estas oraciones.Oh doctor insigne, san Juan Crisóstomo!,tú que siempre y en todo momento incitaste con sabiduríala práctica de la justicia y de la caridady que con tus locuaces sermonespredicaste con brillantez la Palabra Divina,ilumínanos con tu obras y palabrasy fortalécenos en los instantes difícilescon el ejemplo de tu insuperable perseverancia.Obispo San Juan Crisóstomotú que probaste enorme fortaleza y valorante las más duras pruebas a que fuiste sometido,que fuiste desacreditado, inmerecidamente acusado,perseguido, agredido salvajemente y desterrado,concédenos le energía y el ánimo necesariopara soportar estos instantes difícilesllenos de amargura y entristezco,haz que no nos abandonen la fe y la esperanza,para que podamos proseguir la luchaa pesar de las injusticias que nos rodean,para que, robustecidos y ayudadoscon tu beneficiosa intercesiónpodamos salir victoriosos en:(hacer la solicitud)San Juan Crisóstomo,tú que fuiste sal de la tierra y luz del planeta,tú que propagaste con claridad las Enseñanzas,y con santa paciencia resististe en los infortuniosdefiéndenos a todos de la injusticia y el fallo,lleva nuestras ruegas a Dios Padre Todopoderosoy ruégale nos conceda lo que confiadamente pedimos.San Juan Crisóstomo,pídele asimismo que nos asista a querer al prójimo,que nos de la gracia de aceptar el Evangeliocomo camino, regla y vida en nuestro ser y actuar,y que nos bendiga con los dones y talentos necesariospara lograr la Gloria Divino.Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Quizá te interese